¿Por qué estamos aquí?

Actualmente nuestra industria no está trabajando por el bien de los más de 150 millones de personas que fabrican la ropa que usamos. La preferencia por una moda rápida, innovadora y a precios accesibles nos lleva a formas de producción extremas: de último momento y al más bajo costo posible. Esto significa que los agricultores que cultivan algodón tienen que manejar pesticidas peligrosos que dañan su salud, así como el medio ambiente. Por otra parte, los trabajadores de las fábricas confeccionan la ropa en condiciones peligrosas y luchan para que sus ínfimos salarios les alcancen hasta el fin de mes. El trabajo forzoso es una práctica muy frecuente, aunque está escondido tras complejas y turbias cadenas de suministro.


Creemos que esto puede cambiar. Estamos convencidos de que la moda tiene el poder de generar un cambio positivo en la vida de los hombres y mujeres que están detrás de la producción de nuestra ropa. Creemos que la moda puede ser una fuerza para el bien. Nuestra misión es transformar la industria para lograrlo.

Nuestra sociedad con C&A

Somos una fundación corporativa. Compartimos con C&A, no sólo la misma herencia, sino también los valores y el enfoque sustentable. Trabajamos juntos para buscar la mejor forma de impulsar el cambio.

Con más de 60,000 empleados, millones de clientes, así como fábricas y proveedores en mercados de todo el mundo, C&A le da otra dimensión a nuestro trabajo. Gracias a nuestra sociedad tenemos una visión directa del mercado que nos permite ayudar a los agricultores a cultivar algodón orgánico. Nuestros socios tienen la oportunidad de probar sus iniciativas tanto en fábricas como con proveedores. Tenemos además el potencial de formar 60,000 embajadores en comunidades locales.

Nuestra historia

Cuando Clemens y August Brenninkmeijer fundaron C&A en 1841, crearon una empresa e hicieron realidad una idea poderosa: hacer del negocio una parte integral de la comunidad.

A medida que el negocio crecía, este espíritu se mantuvo vivo y se establecieron varias fundaciones corporativas para complementar las contribuciones caritativas privadas. El Instituto C&A en Brasil (1991), la Fundación C&A México (1999) y la Fundación C&A (2011) fueron creados para mejorar la vida de quienes habitan en los lugares donde opera C&A, a través de iniciativas para educación, salud y asistencia en desastres.

Pero debido a los arraigados desafíos que tiene la industria global de la moda, sabíamos que podíamos hacer más. Así, a principios de 2012, empezamos a reorganizar las tres fundaciones C&A, alineándolas a todas bajo una sola visión: hacer que la moda se convierta en una fuerza para el bien.