Entrevista con Jill Tucker

by Fundación C&A on Nov 16, 2017

En la búsqueda de mejores condiciones de trabajo, la transparencia es el aliado más importante.Comprenderás mejor nuestro trabajo en la entrevista con Jill Tucker, Directora del programa de Mejores Condiciones Laborales de Fundación C&A.

 Fundación de C&A, quiere transformar la industria de la moda y una de las formas en que lo hará es fomentando cambios en las condiciones de trabajo de las mujeres y hombres quienes forman parte de esta industria. Jill Tucker, norteamericana con más de 20 años de experiencia en desarrollo internacional y en el cumplimientos de normas, se encuentra a la vanguardia de este proceso.

 Jill nos dice que a pesar de que los problemas de la industria de la moda han migrado geográficamente en el último siglo y siguen sin resolverse, aún es posible promover iniciativas con gran potencial de transformación. En su opinión, se deben buscar cambios en las relaciones entre los trabajadores y los gerentes, así como entre los compradores y los fabricantes. La buena noticia es que hoy en día ya vemos mecanismos de transparencia incorporados a las cadenas de suministro de las principales marcas, lo cual indudablemente se convierte en un movimiento que apoyamos para convertir la moda en una fuerza para el bien.

 Lee la entrevista completa.


1.- ¿Nos puedes contar algo acerca de tu desarrollo profesional, desde tu llegada a la Fundación C&A?

En los años 90s, había estado trabajando en desarrollo internacional desde hace ya una década cuando un ejecutivo norteamericano se presentó en mi oficina, en Indonesia, y me describió una vacante que tenía disponible: Auditor de cumplimiento de las fábricas. Nunca antes había escuchado ese tipo de trabajo. Recomendé a un amigo de Indonesia y lo contrataron. Su trabajo sonaba tan significativo que cuando se abrió una posición con Reebok, la marca de calzado deportivo, apliqué para la misma. Trabajé casi una década para Reebok construyendo un equipo de auditores en Asia. Más tarde trabajé para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a la cabeza del programa de mejores fábricas de Camboya. Cuando escuché acerca de Fundación C&A, sentí que estaban tratando de resolver problemas de forma sistemática, así que salté tomando la oportunidad de hacer una diferencia más grande dentro de la industria.

 

2.- ¿Cómo ha influido en ti el vivir en diferentes países?

He conocido y aprendido de gente maravillosa, talentosa e ingeniosa al trabajar en Bangladesh, Indonesia, Camboya, China, etc. Muchas de ellas eran trabajadores(as) de confección. Me di cuenta que el talento, la inteligencia y la determinación parecían estar uniformemente distribuidos entre las personas, pero los sesgos, las barreras y las oportunidades no lo estaban. Me di cuenta de que había tenido un beneficio desde que nací: teniendo oportunidades que otros no tuvieron. Así que me pregunté: ¿Cuál era mi obligación para asegurarme de que aquellos que no tuvieron las mismas oportunidades que yo, no estuvieran siendo excluidos de determinar cómo deberían funcionar las cosas en sus comunidades y lugares de trabajo?. Decidí que tenía la responsabilidad de desempeñar un rol (aunque sea pequeño) para abordar estas desigualdades.

 

3.- En tu biografía del sitio web de Fundación C&A dices que “Crees que transformar la moda en una fuerza para el bien significa cambiar fundamentalmente el status quo- cambiando las relaciones y la forma en que las cosas siempre se han llevado a cabo”. ¿Cómo conecta lo que has visto en Latinoamérica con ésta idea?

La industria global de la ropa es una máquina enorme, a pesar de que ha habido cambios, incluyendo el desarrollo de programas de cumplimiento social y la reciente tendencia de la moda rápida, los cambios de condiciones de trabajo no han mejorado significativamente. Cuando se investigó la tragedia del incendio en la fábrica Triangle Shirtwaist en Nueva York en 1911 donde fallecieron 145 trabajadores y comparándolo con el incendio de la fábrica Tazreen en 2012 y el colapso de Rana Plaza en 2013 (ambos en Bangladesh), podemos ver que aun después de 100 años los problemas se mueven de un país a otro, pero en gran medida no se resuelven.

Hay excelentes fábricas de ropa en cada país, pero también existen algunas fábricas que operan de manera explotadora. Para enfrentar los desafíos, creo que es necesario explorar cambios fundamentales en las relaciones entre la gerencia y los trabajadores y las relaciones entre productores y compradores.

Los consumidores también se han beneficiado con la baja de precios en la ropa, esto no puede continuar si es que queremos mejorar de forma sostenible las condiciones de trabajo.

 

4.- Sabemos que tenemos grandes desafíos que abordar en todos los programas de la Fundación. ¿Puedes explicar cuál es la estrategia del programa de mejores condiciones laborales?

Nuestro objetivo es incrementar la responsabilidad por las condiciones de trabajo en todos los niveles de la cadena de suministro a través de:

- Transparencia: La revelación pública de las condiciones de trabajo, de las prácticas de compra y cadenas de suministro, de tal forma que se incentive una mejorar. No se trata de nombrar culpables, ni de exhibir únicamente los problemas, queremos una transparencia que inspire al cambio proponiendo soluciones y exhibiendo buenas prácticas.

- Empoderamiento del trabajador: Habilitando a los trabajadores para que negocien de manera colectiva las mejoras que ellos mismos prioricen.

- Incidencia en políticas públicas: Aplicación y desarrollo de las políticas que fomentan condiciones de trabajo decentes y defiendan los derechos laborales.

Trabajamos con todas las partes interesadas (trabajadores, empleadores, asociaciones industriales, gobiernos, inversionistas, etc.) y a todos los niveles, desde las fábricas hasta los campos de algodón. Tratamos de trabajar con fábricas y actores que no tienen relación con las grandes marcas y sus programas de cumplimiento o códigos de conducta, porque aquellos que se encuentran fuera de la esfera de las grandes marcas comunmente tienen retos mucho más serios. Con el fin de realizar cambios sistémicos tratamos de enfocarnos estrictamente en nuestra estrategia, resistiéndonos a otorgar apoyo financiero a proyectos que podrían beneficiar a uno sólo de los actores y que difícilmente podría generar un cambio en todo el sistema.

 

5.- ¿Cómo puede nuestro trabajo cambiar la realidad de las mujeres quienes son parte de la industria de la moda?

En muchos países que producen ropa y calzado, las mujeres representan la mayoría de los trabajadores y ocupan puestos, en la mayoría de los casos, operativos de bajo nivel, son minoría las supervisoras, jefas de área o gerentes de fábricas. También vemos muy pocas mujeres en puestos de liderazgo en los sindicatos de la industria del vestido. A través de nuestros proyectos nos aseguramos de que las mujeres tengan la oportunidad de ser líderes en la búsqueda de buenas condiciones de trabajo y no sólo ser un sujeto receptor. Cuando esto suceda, creemos que se les dará prioridad a los problemas que les preocupan a las mujeres y esto beneficiará otras comunidades e incluso a los hombres de la industria.

 

6.- Llevas algunos años trabajando para esta fundación. De lo que has logrado hasta el momento, ¿De qué te sientes más orgullosa?

Los cambios realmente sostenibles toman su tiempo y debido a que vamos iniciando el camino, creo que lo correcto es ser humilde con nuestros logros hasta el momento. Sin embargo, hemos insistido desde el inicio en la transparencia como un medio para la rendición de cuentas. Incluso todavía hace algunos años, la transparencia era considerada una palabra un tanto “mala” en esta industria que es mundial. Las marcas le tenían miedo y se resistían. Las OSC no lo exigían. Me doy cuenta que Brasil fue el pionero en este sentido y además la transparencia ha sido un distintivo de su industria por un tiempo. Pero fuera de Brasil, esto no era cierto. Esto estaba cambiando. El año 2017 ha sido un excelente año para la transparencia de la industria del vestido. Casi 100 marcas han revelado sus listas de fábricas y varios reportes de transparencia han sido publicados, como el informe Follow the Thread de Human Rights Watch y el Índice de transparencia de la moda de Fashion Revolution en 2017. Incluso El Economista publicó un video de 15 minutos acerca de la transparencia de la cadena de suministro. Algunas de nuestras donaciones comienzan a tener un impacto. La ola de transparencia sigue creciendo y creo que no hay forma de detenerla.